Nueva York fascina. Es, quizás, lo más parecido a contemplar la Vía Láctea en una noche de luna nueva y sin nubes. Levantar la mirada y darse cuenta uno de lo pequeño que es. Quizás suene pretencioso, pero esa densidad de rascacielos empaquetados en pocas hectáreas hace que duela el cuello de mirar hacia arriba.

Tuve la fortuna de ir a la Gran Manzana en junio de 2015 como parte de una colaboración con científicos que trabajan en el College of Dentistry de la New York University. Y cómo no, mi compañera de batallas (Canon EOS 6D) me acompañó.

Entre las pocas horas que me dejó mi trabajo en la Universidad, pude disfrutar de Nueva York combinando bicicleta pública (Citibike) y fotografía. Mi experiencia con la bici en la ciudad fue más que satisfactoria. Reservar una semana de bicicleta pública requiere únicamente 5 minutos frente a la máquina de una aparcamiento de bicis. Nada que ver a como funciona en España. De modo general, moverse por las calles no entraña especialmente un peligro, lo único que es recomendable estar atentos principalmente a los taxis, que suelen conducir por la ciudad, digamos, libremente. A continuación os muestro una galería de fotos que tomé recorriendo Nueva York en bici:

Sin embargo, debido a la ausencia de tiempo suficiente, consideré que no podría subir a ningún rascacielos para hacer fotografías ni acercarme a la Estatua de la Libertad. ¿Qué hice entonces? Con el dinero ahorrado decidí matar todos esos pájaros de un tiro: hacer turismo en helicóptero. De esta forma vería todo desde un ángulo no convencional. Además, el día del vuelo fue mi día de suerte. Contraté inicialmente el vuelo más barato con recorrido exclusivo a la Estatua de la Libertad. Sin embargo, al identificarme en la oficina y esperar sentado a que me anunciaran el embarque, me llamaron nuevamente desde la recepción. ¿Qué pasaría? Pensé. Sorpresa la mía al decirme que como me veían solo, tenía la posibilidad (sin comentarlo abiertamente al personal que había en ese momento en la oficina) de hacer el tour más largo en helicóptero por el precio del tour más barato que ya había pagado. Este tour iba recorriendo el río Hudson hasta el Puente Gorge Washington. ¡No me lo podía creer! Ahora bien, ¿por qué yo? Sinceramente, no lo sé, pero intuyo que se debió a que en el vuelo largo había un sitio libre, y mi sitio en el vuelo contratado limitaba a una pareja o un grupo para contratarlo. Quién sabe. De todos modos, gracias a este tour largo por el precio del barato pude tomar algunas fotografías que muestro a continuación:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrShare on LinkedIn